Hoy le ha llegado el turno a «Hairspray» (la versión de 2007), que, por otra parte, ya era hora. Es una película que tenía pendiente desde hace muchos años, pero que no había visto todavía porque pensaba que iba a ser un tostón. No ganó cierta prioridad en mi lista de películas pendientes hasta que en el grupo de teatro musical en el que estoy (Highlights Teatro Musical) cantamos «No pares de bailar» («You can’t stop the beat»). Además, ahora me han dado la canción «Good morning, Baltimore!» y, poco a poco, la película me estaba gritando que la viera.

Estamos en los 60, en plena segregación racial en Estados Unidos. En concreto, nos encontramos en Baltimore, una ciudad en la que vive Tracy Turnblad (Nikki Blonksy), una chica que está gorda y que sueña con ser la próxima estrella de su programa de televisión favorito: «El Show de Corny Collins», un programa de jóvenes bailarines. Tracy arrastra a su amiga Penny (Amanda Bynes) para que la acompañe a las audiciones que han abierto para el programa porque una chica estará de baja por estar embarazada (aunque esto no lo dicen de manera explícita; recordemos que son los 60), pero allí la desprecian por su peso. Para ir a la audición, tuvo que faltar a clase y, por eso, la mandan a la sala de castigo, la cual está llena de gente negra que se pasa la hora de castigo bailando, y decide unirse a ellos. Al pasar por allí su amor platónico, Link (Zac Efron), la ve bailando con los chicos negros y la anima a presentarse a un concurso que se va a hacer para elegir a la nueva estrella del programa de baile.

Por otra parte, dentro de «El Show de Corny Collins», hacen esporádicamente lo que llaman «The Negro Day», que es igual que el programa habitual, pero protagonizado solamente por gente negra. El tema de la segregación racial y la gordofobia son los principales en la trama de la película y, aunque están envueltos por humor y música, no dejan de ser serios en ciertos momentos y dan cuenta de la realidad que se vivía entonces (y que, si se me permite, se sigue viviendo actualmente; ya no hay segregación racial, pero sigue habiendo racismo… y no hablemos de la gordofobia), muy marcada, además, por el qué dirán.

El reparto lo completan nombres muy destacados como John Travolta (Edna Turnblad, la madre de Tracy), Christopher Walken (Wilbur Turnblad, su padre), Michelle Pfeiffer (Velma Von Tussle, la mala de la película), Britanny Snow (Amber Von Tussle, hija maligna de la anterior), James Marsden (Corny Collins) o Queen Latifah (Maybelle, presentadora de «The Negro Day»).

Hairspray por David James (New Line Cinema)
Hairspray por David James (New Line Cinema)

Al ser una película musical, me esperaba más por parte de los números musicales. A nivel vocal no hay nada muy desagradable, pero en cuanto a baile (recordemos que el baile es el centro de la trama) deja mucho que desear. Se supone que todo el mundo baila muy bien (por algo salen en el programa de baile), aunque la gente negra baila muchísimo mejor; pero la protagonista, Tracy, según todos, baila mejor que casi todo el mundo, pero yo no he visto gran cosa. Además, las canciones son de un «si te he visto, no me acuerdo» demasiado exagerado, solamente están ahí porque es una película musical y como transición para seguir con la trama. Digo esto porque las únicas canciones memorables son la primera («Good morning, Baltimore!») y la última («You can’t stop the beat»), las que ya conocía antes de ver la película, vaya.

Eso sí, me ha gustado más de lo que esperaba, ya que ha sido una película bastante entretenida, aunque a ratos se me ha hecho pesada su hora y cuarenta y cinco minutos, pero no en exceso. Tenía momentos graciosos y tampoco esperaba mucho más de este tipo de películas, así que me voy contenta. Al menos ya me he quitado la espinita. Ah, la he visto en VOSE porque las películas musicales me gusta verlas así.

¿La recomiendo? Supongo que en cierto sentido es necesaria como película antigordofobia y antirracismo, pero como película en sí tampoco es que sea imprescindible. Esto es un «¿Por qué no?».

Puntuación: 7/10 porque como película es regular, pero tiene buen reparto, es divertida y trata temas importantes.

Un comentario en “«Hairspray», laca y racismo por un tubo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s